VIOLENTO INTENTO DE ASALTO A UN AVIÓN CON 32 MILLONES DE DÓLARES EN CHILE

08/03/2023

En medio de la creciente sensación de inseguridad que asola a Chile y que se refleja en el desolador aumento de la delincuencia según las cifras oficiales, un robo frustrado contra un camión de valores en el aeropuerto de Santiago, volvió a poner el foco en uno de los temas más complejos para la administración del presidente Gabriel Boric.

El hecho dejó dos muertos tras un tiroteo que ocurrió en la mismísima pista de la terminal aérea y provocó conmoción en todo el país.

El incidente sucedió a eso de las 7.50 de la mañana, cuando una suerte de grupo comando compuesto por 12 sujetos con armas automáticas ingresó en tres vehículos al sector W del aeropuerto con el objetivo de robar un camión de transporte de valores de la empresa Brinks.

Según fuentes policiales, el botín ascendía a 26 mil millones de pesos chilenos, cerca de 32 millones de dólares, y correspondían a la remesa que traía un avión Latam proveniente de Miami. El dinero sería trasladado a distintas entidades bancarias en territorio chileno.

El grupo accedió al lugar tras golpear a un vigilante de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), al que le robaron su arma y luego sortear el primer cerco perimetral de seguridad derribando los cierres con sus vehículos.

Según fuentes policiales, los delincuentes “querían hacer un nuevo robo del siglo”, en relación al robo que ocurrió en marzo de 2020 cuando una decena también sustrajo 14 millones de dólares y un millón de euros a un camión desde el aeropuerto. Por ello, contaron con un alto grado de organización, información previa y el uso de identificaciones falsas.

Ya en el interior del recinto, los delincuentes se enfrentaron a tiros con miembros de la unidad AVSEC (Aviation Security,) una repartición de la DGAC dedicada al combate de ilícitos relacionados a la aviación civil.

En ese momento se generó un tiroteo bajo el avión que transportó el dinero. El enfrentamiento dejó un saldo de dos personas fallecidas: un agente de la dirección identificado como Claudio Alejandro Villar Rodríguez, de 45 años, quien también era bombero honorario y un delincuente.

La prolongada secuencia de disparos que alcanzó a otras aeronaves generó temor entre los funcionarios que a esa hora iniciaban sus labores y con el correr de los minutos surgieron en redes sociales algunos registros del intento de asalto.

“Llegaron delincuentes con acabada planificación, violencia y alto poder de fuego, pese a lo cual fueron repelidos por nuestros funcionarios”, dijo Raúl Jorquera, director de la DGAC.

“Ellos entraron por un punto alejado de la actividad aeronáutica rutinaria, por ahí entraron y por ahí se alertó. Si hay que revisar los procedimientos, por supuesto que sí y es una autocrítica que tenemos que hacer”, señaló el funcionario.

“Dos de los vehículos entraron al sector donde estaba el dinero, y un tercero quedó haciendo la cobertura. Uno de los vigilantes fue amarrado y golpeado en su cabeza”, agregó el subprefecto de la Policía de Investigaciones Chilena, Agustín Urbina.

De acuerdo con Biobiochile, el resto de la banda escapó.

Poco después se encontraron dos vehículos incendiados en la caletera de Vespucio Norte y en las cercanías del aeropuerto, los cuales se sospecha podrían ser los automóviles usados por los ladrones.

Además, en en la comuna de Lo Prado se halló un tercer rodado que también habría sido utilizado en el ilícito, en el que se transportaba un hombre armado que incluso intentó robar otro auto.

“Es importante destacar que la acción valiente de los funcionarios de la DGAC permitió frustrar este asalto”, expresó el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, quien indicó que tanto la víctima como sus compañeros de la unidad de seguridad estaban equipados con armas cortas y largas para repeler este tipo de ataques.

El caso quedó a cargo de la Brigada de Robos Occidente de la PDI, por orden de la Fiscalía Occidente.